PAGINA PRINCIPAL

miércoles, 16 de mayo de 2018

Pecado en la carne

 Dios condenó al pecado en el cuerpo de Su Hijo Jesucristo.

Romanos: 8:3
Pues lo que la ley no pudo hacer, ya que era débil por causa de la carne, Dios lo hizo: enviando a su propio Hijo en semejanza de carne de pecado y como ofrenda por el pecado, condenó al pecado en la carne

Cristo, quién no merecía ninguna cosa mala, recibió el castigo y la condenación; para que nosotros que no merecíamos ninguna cosa buena recibiéramos todas sus bendiciones, A eso se le llama Intercambio divino.

El pecado en la carne es la madre de todos los pecados, y ello ya fue condenado en el cuerpo de Cristo, ya fue eliminado por fe, pese a que en lo natural puede estar presente así sea que una persona se vuelva cristiana; mas ya fue juzgado y quitado por fe.

*ejemplo de pecado en la carne:

Digamos que estás en el balcón con tu bebé en brazo, a quién tu amas mucho, contemplando el panorama, y de repente se te cruza un pensamiento en la mente de querer arrojar a tu bebé y te quedas perturbado por el pensamiento que acabas de tener; pero no te preocupes, ese no eres tú, es el pecado en la carne que trae los peores pensamientos, pese a que estés lleno de amor; por eso Dios no quiere que te culpes ni te condenes, ni que te decepciones por eso y tampoco que pierdas tiempo contemplando eso.

¡Dios desea que andes en fe, dependiendo de la obra terminada de Cristo en la cruz!

¡Su gracia es más que suficiente!

Tomado de la prédica del Pastor Joseph Prince "descubra el camino de la bendición de Dios"

miércoles, 31 de enero de 2018

¡Haz de la Gracia tu estilo de vida!


¡Haz de la Gracia tu estilo de vida!

A continuación presento nuestro nuevo canal en You Tube: "Canal Cristiano Gracia Inmerecida", donde se estará compartiendo los videos del pastor Joseph Prince; por favor, suscríbete, dale like y compártelo:



miércoles, 14 de septiembre de 2016

Da a Jesús algo que Él pueda multiplicar

Medita

Y llegando el que había recibido los cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: “Señor, me entregaste cinco talentos; mira, he ganado otros cinco talentos.” Su señor le dijo: “Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel…
Mateo 25:20-21

En la parábola de los talentos, el señor elogió a los dos primeros siervos porque multiplicaron el dinero que les había sido confiado. No se la pasaron holgazaneando ni quejándose de lo difícil que era conseguir empleo debido a la situación económica; por el contrario, fueron diligentes, sabios y prudentes, y encontraron la manera de duplicar el dinero que les había sido confiado. Entonces, el Señor les felicitó y les llamó siervos buenos y fieles.

Amigo, quiero animarte a ser un administrador diligente, sabio, bueno y fiel del dinero que el señor ha puesto en tus manos. Mientras confías en el Señor por Su provisión, invierte dinero enviando hojas de vida (currículums), yendo a entrevistas o incluso capacitándote para un mejor empleo. No entierres tu dinero en el suelo al quedarte sentado en casa viendo televisión. ¡Da a Jesús algo que Él pueda multiplicar y verás que Él pone Su favor sobre aquél asunto!

Tomado de Joseph Prince:”Meditate&BILIEVE RIGTH”

domingo, 11 de septiembre de 2016

Nunca más te escondas de la Presencia de Dios

Medita

Y el Señor Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás?
Génesis 3: 9

Después que Adán y Eva cayeron en pecado, oyeron al Señor que caminaba por el jardín. ¿Que hicieron? se escondieron de Su presencia.

Hay algo que Dios desea que aprendamos aquí a cerca de la conciencia de pecado; pues, la conciencia de pecado hace que nos escondamos de Él, cuando en realidad Él desea pasar tiempo con nosotros; la conciencia de pecado nos hace sentir muy distantes de Él; nos hace sentir miedo hacia Él, cuando el lugar más seguro y reconfortante en el mundo se encuentra en Su presencia.

Adán tomó conciencia de pecado. Él dijo a Dios: "Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí "(Génesis 3:10). Ahora, esto no sólo era desnudez física. Adán se vio indigno delante de Dios. Él estaba consciente de su pecado. Nunca tuvo esta conciencia antes. Antes de su acto de desobediencia, cuando Dios entraba al jardín, él pasaba tiempo con Dios sin tener ningún sentido de impureza; pero después de este acontecimiento, tomó conciencia de su pecado y huyó de la presencia de Dios.

Amado, Dios desea pasar tiempo contigo. Pero no puedes tener una relación íntima con Él cuando tienes conciencia de pecado y te sientes indigno delante de Su presencia. La buena noticia es que la sangre de Jesús ha quitado todos tus pecados y te hizo justo. Y Dios está tan satisfecho con el sacrificio de Su hijo que de ninguna manera recuerda tus pecados (Hebreos 10:17). Así que sal de tu escondite, sé audaz cuando pases tiempo con Dios. Es en Su presencia que eres equipado, renovado y recargado. ¡Es en Su presencia que recibes de Él!

Tomado de Joseph Prince:”Meditate&BILIEVE RIGTH”