PAGINA PRINCIPAL

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Da a Jesús algo que Él pueda multiplicar

Medita

Y llegando el que había recibido los cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: “Señor, me entregaste cinco talentos; mira, he ganado otros cinco talentos.” Su señor le dijo: “Bien, siervo bueno y fiel; en lo poco fuiste fiel…
Mateo 25:20-21

En la parábola de los talentos, el señor elogió a los dos primeros siervos porque multiplicaron el dinero que les había sido confiado. No se la pasaron holgazaneando ni quejándose de lo difícil que era conseguir empleo debido a la situación económica; por el contrario, fueron diligentes, sabios y prudentes, y encontraron la manera de duplicar el dinero que les había sido confiado. Entonces, el Señor les felicitó y les llamó siervos buenos y fieles.

Amigo, quiero animarte a ser un administrador diligente, sabio, bueno y fiel del dinero que el señor ha puesto en tus manos. Mientras confías en el Señor por Su provisión, invierte dinero enviando hojas de vida (currículums), yendo a entrevistas o incluso capacitándote para un mejor empleo. No entierres tu dinero en el suelo al quedarte sentado en casa viendo televisión. ¡Da a Jesús algo que Él pueda multiplicar y verás que Él pone Su favor sobre aquél asunto!

Tomado de Joseph Prince:”Meditate&BILIEVE RIGTH”

domingo, 11 de septiembre de 2016

Nunca más te escondas de la Presencia de Dios

Medita

Y el Señor Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás?
Génesis 3: 9

Después que Adán y Eva cayeron en pecado, oyeron al Señor que caminaba por el jardín. ¿Que hicieron? se escondieron de Su presencia.

Hay algo que Dios desea que aprendamos aquí a cerca de la conciencia de pecado; pues, la conciencia de pecado hace que nos escondamos de Él, cuando en realidad Él desea pasar tiempo con nosotros; la conciencia de pecado nos hace sentir muy distantes de Él; nos hace sentir miedo hacia Él, cuando el lugar más seguro y reconfortante en el mundo se encuentra en Su presencia.

Adán tomó conciencia de pecado. Él dijo a Dios: "Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí "(Génesis 3:10). Ahora, esto no sólo era desnudez física. Adán se vio indigno delante de Dios. Él estaba consciente de su pecado. Nunca tuvo esta conciencia antes. Antes de su acto de desobediencia, cuando Dios entraba al jardín, él pasaba tiempo con Dios sin tener ningún sentido de impureza; pero después de este acontecimiento, tomó conciencia de su pecado y huyó de la presencia de Dios.

Amado, Dios desea pasar tiempo contigo. Pero no puedes tener una relación íntima con Él cuando tienes conciencia de pecado y te sientes indigno delante de Su presencia. La buena noticia es que la sangre de Jesús ha quitado todos tus pecados y te hizo justo. Y Dios está tan satisfecho con el sacrificio de Su hijo que de ninguna manera recuerda tus pecados (Hebreos 10:17). Así que sal de tu escondite, sé audaz cuando pases tiempo con Dios. Es en Su presencia que eres equipado, renovado y recargado. ¡Es en Su presencia que recibes de Él!

Tomado de Joseph Prince:”Meditate&BILIEVE RIGTH”


domingo, 21 de agosto de 2016

Sabiduría para retener la provisión de Dios

Medita

Y sucedió que cuando las vasijas estuvieron llenas, dijo ella a un hijo suyo: Tráeme otra vasija. Y él le dijo: No hay más vasijas. Y cesó el aceite. Entonces ella fue y se lo contó al hombre de Dios. Y él le dijo: Ve, vende el aceite y paga tu deuda, y tú y tus hijos podéis vivir de lo que quede.
2 Reyes 4:6-7

Cuando se trata de provisión, la palabra de Dios está repleta de sabiduría y aliento. No sólo te da una ilustración de la fuente inagotable de Dios, sino que también te proporciona sabiduría para administrar lo que llega a tus manos.

En el relato, en 2 Reyes 4: 2-7, Eliseo le dijo a una viuda pobre que consiguiera tantas vasijas vacías como pudiese, y que vertiese su último recipiente de aceite en las vasijas. Ella hizo lo que le dijo y milagrosamente, el aceite siguió fluyendo. Sólo cesó cuando ella se quedó sin vasijas. Eliseo le dijo que venda el aceite, que pague su deuda y viva de lo que quede.

Yo quiero que te des cuenta de dos cosas importantes aquí. En primer lugar, la provisión cesó sólo cuando la demanda de la provisión de Dios cesó. Quiero animarte a nunca dejar de mirar a Jesús por tu provisión.

En segundo lugar, si estás endeudado, tu prioridad es cancelar esa deuda. Date cuenta lo que Eliseo le dijo a la viuda: "Vende el aceite, y paga tu deuda." Y cuando te hayas librado de tu deuda, aprende a vivir dentro de tus medios. Amado, mientras más meditas en la sabiduría práctica de la palabra de Dios y prestas atención a ella, más serás capaz de retener Su provisión.

Tomado de Joseph Prince:”Meditate&BILIEVE RIGTH”

domingo, 7 de agosto de 2016

Coronado de Gloria y honra

Medita

Le has hecho poco menor que los ángeles (al hombre), y lo coronaste (rodeaste) de gloria y de honra.

Salmos: 8:1

Como hijo de Dios amado, redimido y rescatado por Cristo, no sólo estás rodeado de Su favor; sino también, coronado (rodeado) de gloria y honra. Te animo a que te mires rodeado de la misma gloria y honra que Jesús goza hoy a la diestra del Padre, ¡Qué poderosa imagen!

Amigo, en lugar de quejarte de todas las cualidades que careces y termines deprimiéndote, mírate rodeado de gloria y honra; por ejemplo, si estás buscando un empleo, prepárate para la entrevista o ten la expectativa de ser promovido; no pierdas el tiempo preocupándote de aquellos que puedan ser más capaces, o de aquellos que puedan tener más experiencia que tú. En lugar de ello, sé consciente de la unción que hay ti, debido a que la gloria de Dios está sobre ti.

¡La próxima vez que entres a un lugar, cree que ella se iluminará y que el ambiente cambiará para bien, debido a que estás coronado de Su gloria y honra!


Tomado de Joseph Prince:”Meditate&BILIEVE RIGTH”