PAGINA PRINCIPAL

martes, 21 de abril de 2015

No menosprecies los comienzos modestos

Medita

No menosprecien estos modestos comienzos, pues el Señor se alegrará cuando vea que el trabajo se inicia…
Zacarías 4:10, NTV

Es interesante ver cómo Dios no menosprecia las pequeñas cosas.

Cuando el niño trajo sus cinco panes y dos peces, Andrés, el discípulo, se burló, condescendientemente acarició al niño en la cabeza y dijo a Jesús: "¿Qué es esto para tantos?" Contrariamente, Dios no menospreció el modesto almuerzo del niño.        

Así que no menosprecies las pequeñas cosas que tienes en estos momentos. Míralos como tus propios "cinco panes y dos peces", incluso cuando las personas a tu alrededor se burlan y te subestiman. Aprende a hacer caso omiso a esas personas y pon tus pequeñas cosas delante de Jesús. ¡Aunque tú y yo no tenemos el poder para multiplicarlo, Jesús ciertamente lo tiene!

Amado, lo que estés construyendo en estos momentos, en tu carrera, ministerio o negocio, no menosprecies el día de los pequeños, modestos y aparentemente insignificantes comienzos. Involucra a Jesús y permite que Su provisión de favor, sabiduría y poder multiplique y haga crecer las pequeñas cosas en tus manos.

Tomado de Joseph Prince:”Meditate&BILIEVE RIGTH”

jueves, 16 de abril de 2015

Más allá de todas tus expectativas

Medita

Cuando descendió Jesús del monte, le seguía mucha gente. Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció.
Mateo 8: 1-3

Cuando el Señor te bendice; lo hace más allá de tus expectativas. En la sanidad del leproso, Jesús extendió Su mano y lo tocó, diciendo: "Quiero; sé limpio. "Y de inmediato, el hombre fue sanado.

¿Te diste cuenta que Jesús tocó al leproso antes de sanarlo? ¡Me encantan estos pequeños detalles de Jesús! Ese sencillo toque restauró el sentido de humanidad y dignidad de aquel hombre que no había sido tocado hace mucho tiempo. Nadie deseaba a estar cerca de él; menos aún, tocarle, debido a su condición sucia y repulsiva.

Jesús sabía que el leproso necesitaba algo más que sanidad física; por lo que le dio más allá de lo que había esperado. ¡Amado, ése es el amor y la sobreabundante provisión de la gracia de tu Salvador! ¿Qué necesitas? ¡Mientras meditas en la abundancia de Su gracia hacia ti, te darás cuenta sin ninguna duda que la provisión de Jesús superará todas tus expectativas!

Tomado de Joseph Prince:”Meditate&BILIEVE RIGTH”

domingo, 12 de abril de 2015

Justos para siempre a causa de la obediencia de Cristo

Medita

Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de Uno los muchos serán constituidos justos.
Romanos 5:19

Toma tiempo para meditar acerca de cómo has sido hecho justo para siempre a través de la obediencia de Cristo.

Debido a que tu justicia, la que proviene del Señor, no está basada en lo que has hecho, sino en lo que Él ha hecho en el Calvario, no puedes perder esta justicia a causa de lo que hagas o dejes de hacer. Y debido a que eres justo, la sanidad y la provisión -bendiciones que pertenecen a los justos- ¡te pertenecen!

Cuando te das cuenta de que no puedes ganar esta justicia, te das cuenta que tus fallas no pueden causar que la pierdas; en consecuencia, tampoco pueden causar que pierdas tu derecho a la sanidad y a la provisión de Dios.

Amado, eres justo para siempre a causa de la obediencia y la obra terminada de Jesús (no a causa de tu obediencia). ¡Debido a Su sacrificio perfecto, Él te ha hecho apto para la sanidad, la plenitud, el buen éxito y para una larga vida!

Tomado de Joseph Prince:”Meditate&BILIEVE RIGTH”

miércoles, 11 de marzo de 2015

¡Ya tienes la victoria!

Romanos 8:37
Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

Si la Palabra de Dios dice que somos más que vencedores por medio de Cristo, entonces lo somos. No vamos a ser, ya lo somos. Podemos estar experimentando algunos fracasos o retrocesos en la vida en este momento, pero sólo lo bueno saldrá de aquella situación porque Dios dice que "en todas estas cosas somos más que vencedores". ¡Tenemos la victoria!

Date cuenta, Dios nos ha puesto en Cristo, a quien Él ha exaltado al lugar más alto del universo. No estamos tratando de llegar a tierra de victoria. Ya estamos en la tierra de victoria. No confesamos la Palabra de Dios para conseguir la victoria. Confesamos Su Palabra, porque ya tenemos la victoria. No peleamos por la victoria. Peleamos desde la victoria.

El diablo tratará de robar nuestra victoria. Él vendrá contra nosotros con mentiras y temores, y hacer que seamos conscientes de nuestras fallas, debilidades y síntomas en áreas como nuestra salud. Pero nosotros no estamos tratando de ser sanados. Ya somos sanos porque la Palabra de Dios declara que "por Su llaga fuimos nosotros curados". (Isaías 53: 5)

Una hermana de nuestra iglesia estaba siendo tratada por dos psiquiatras. Estuvo en atención psiquiátrica y medicación contra los ataques de pánico en la mayor parte de su vida. Ella dijo que cuando comenzó a venir a la iglesia y aprender acerca de Jesús, la verdad de la Palabra de Dios comenzó a abrirse paso en ella.

Ella comenzó a creer que la victoria sobre su condición ya era suya y comenzó a confesarlo. A partir de entonces, se esfumaron todos sus temores, y sus ataques de pánico cesaron. Hoy, ella tiene una mente sana, libre de todos los medicamentos y sabe que su vida ha sido bendecida grandemente por medio de Jesús que la ama.

Amigo, en el momento que aceptas a Jesús como tu Salvador, naces de nuevo y la nueva persona dentro de ti es más que vencedor. ¡Ya estás en tierra de victoria y tienes la victoria sobre toda situación desafiante en tu vida!

Tomado de Joseph Prince: “Daily Grace Inspirations”