PAGINA PRINCIPAL

domingo, 19 de julio de 2015

Permite que el Espíritu Santo interceda por ti

Medita

Además, el Espíritu Santo nos ayuda en nuestra debilidad. Por ejemplo, nosotros no sabemos qué quiere Dios que le pidamos en oración, pero el Espíritu Santo ora por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras. Y el Padre, quien conoce cada corazón, sabe lo que el Espíritu dice, porque el Espíritu intercede por nosotros, los creyentes, en armonía con la voluntad de Dios. Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos.
Romanos 8: 26-28, NTV

Algunas veces, cuando nuestra sanidad no se manifiesta, sencillamente no sabemos qué más orar. Hemos orado de todas las formas que sabemos, hemos utilizado todas las escrituras que conocemos, y, sin embargo, no parece haber ningún avance.

Quiero que sepas que Dios nos ha dado un arma que romperá todas las barreras. Es el orar en lenguas. Cuando no sabes qué orar, ora en el Espíritu Santo y permite que Él interceda por ti. Él conoce exactamente cuál es el problema y cuál es la mejor solución. ¡Él no sólo intercederá a favor tuyo en armonía con la voluntad de Dios, sino que Él también dará descanso a tu alma cansada (Isaías 28: 11-12)!

Amigo, ¡Permite que el Espíritu Santo interceda por ti, y mira a Dios haciendo que todo obre conjuntamente para el bien de tu cuerpo y tu salud!

Tomado de Joseph Prince:”Meditate&BILIEVE RIGTH”

domingo, 12 de julio de 2015

Derribados, pero no destruidos

2 Corintios 4:8-9
Afligidos en todo, pero no agobiados; perplejos, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos

Cuando te pasaba algo negativo o triste, antes de ser cristiano,  llorabas hasta que no te quedaran más lágrimas. Tu corazón sencillamente se rompía en pedazos, y te sentías atrapado, deprimido y totalmente derrotado.

Pero después de haberte convertido, cuando te pasa algo negativo, puede ser que llores, pero te sientes confortado interiormente. Estás triste exteriormente, pero tu corazón no está apesadumbrado. No entiendes por qué, pero en el fondo dentro de ti, hay algo que hace que te levantes. ¡Ese algo que te anima, que se eleva desde tu  interior, es la vida de Cristo en ti!           

No puedes estar completamente angustiado porque Cristo que está en ti es el Príncipe de Paz (Isaías 9: 6) te dice: "  La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. "(Juan 14:27)

De hecho, puedes estar en medio de una situación difícil; pero Cristo en ti es el camino, la verdad y la vida (Juan 14: 6), y Él te dice: "Todo va a estar bien, tengo una salida para ti”.

Tú sabes que no estás derrotado porque Cristo en ti es tu victoria (1 Corintios 15:57) y Él te dice: "No pelees por la victoria; sino, desde la victoria, porque ya tienes la victoria en Mí."

Antes de conocer a Cristo, cuando eras derribado, estabas derrotado. Pero ahora, cuando eres derribado, no estás derrotado porque Cristo en ti es la esperanza de gloria. (Colosenses 1:27) "esperanza" en la Biblia significa una clara y certera expectativa de lo bueno.

De esta manera, ¡Cristo en ti, es la expectativa clara y certera de un matrimonio glorioso! ¡Cristo en ti es la expectativa clara y certera de una familia gloriosa! ¡Cristo en ti es la expectativa clara y certera de una salud gloriosa! ¡Cristo en ti es la expectativa clara y certera de una vida gloriosa!

Amigo, Cristo en ti es la expectativa clara y certera de toda la gloria de Dios revelada. ¡Ninguna circunstancia negativa en la que te encuentres podrá hacer que seas destruido o abandonado por Dios!

Tomado de: ”Daily Grace Inspiratio​ns From Joseph Prince Ministries‏”

lunes, 6 de julio de 2015

Las obras maestras son echas cuando descanzamos en Él


“Quedaron completamente asombrados y decían una y otra vez: «TODO LO QUE ÉL (JESÚS) HACE ES MARAVILLOSO…” (Marcos 7:37, NVI)
Nuestro Señor Jesús había sanado a un hombre sordo y tartamudo, fue un milagro portentoso que impactó a toda la multitud porque nadie más había hecho algo así; es por eso, que frente a tal poder y autoridad, reconocemos que no podemos lograr tal resultado con nuestro propio esfuerzo u obras meritorias.
Cuando entendemos esta verdad, podemos dar un paso al costado y descansar de nuestras propias obras y permitir que el Señor obre en medio de nuestros problemas y siempre obtendremos resultados maravillosos.
Algunos pueden pensar que no ponerle “fuerza” a lo que hacemos y “descansar” en Él es no ser “responsables”, y aun mas, ser negligente; pero hemos comprendido que: ¡Él puede producir extraordinarios resultados en y para nosotros, porque todo lo que Él hace es maravilloso!
Dios nos suministró Su gracia, salud, provisión, paz y todo lo que necesitamos para reinar en vida, y no solo eso, sino que siempre está fluyendo dinámicamente hacia nosotros debido a la obra terminada en la cruz: ¡Consumado es!
Pero, cuando nos preocupamos y nos esforzamos por solucionar nuestros problemas en nuestras propias fuerzas, dejamos de lado Su provisión. “¿Y QUIÉN DE VOSOTROS PODRÁ, POR MUCHO QUE SE AFANE, AÑADIR A SU ESTATURA UN CODO?” (Mateo 6:27 RVR1960)
Por eso, en lugar de enfocarte en resolver el problema por ti mismo, enfócate en reposar en Cristo y en Su obra terminada en el Calvario. Pon tu mirada en Cristo y deja de ver las cosas que te rodean, si estás atravesado algún problema de salud, mira las llagas de Cristo que es la evidencia de tu sanidad.
¡Como creyentes miramos a Cristo Jesús y no a nosotros mismos!
¡Su gracia es más que suficiente!

 Créditos: Teleiov Ministries

domingo, 5 de julio de 2015

No permitas que el temor robe tu herencia

Medita

No temas, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré, ciertamente te ayudaré, sí, te sostendré con la diestra de mi justicia.
Isaías 41:10

Moisés envió a 12 espías a la tierra prometida, la cual Dios deseaba heredar a los israelitas. Dos de ellos, Josué y Caleb, regresaron con un buen reporte, diciendo: "La tierra que hemos ido a reconocer, es buena tierra..." una tierra que fluye leche y miel. “Por tanto, no seáis rebeldes contra Jehová, ni temáis al pueblo de esta tierra; porque nosotros los comeremos como pan; su amparo se ha apartado de ellos, y con nosotros está Jehová; no los temáis "(Números 14: 7-9).

Sin embargo, los otros 10 espías dieron un mal reporte, diciendo, "No somos capaces de ir en contra de aquel pueblo, porque es más fuerte que nosotros... vimos allí gigantes... y éramos como langostas a nuestro parecer, y así les parecíamos a ellos "(Números 13: 31-33).

Los 12 vieron la misma tierra, los mismos gigantes; pero, ¡hay un marcado contraste en sus informes! Josué y Caleb tenían un espíritu diferente, un espíritu de fe (Números 14:24). Se enfocaron en las promesas y en la bondad de Dios. Pero el resto se amilanó y sólo vio gigantes. ¡El temor los paralizó!

Amigo, no importa qué tan grave pueden parecer tus circunstancias, opta por enfocarte en la bondad de Dios. Elige meditar en el precio que Cristo ha pagado para que puedas disfrutar del favor inmerecido, la paz, la protección y la provisión de Dios. De esta manera el temor no te paralizará. ¡Así es como experimentarás la fidelidad de Dios y caminarás en Sus bendiciones!

Tomado de Joseph Prince:”Meditate&BILIEVE RIGTH”