PAGINA PRINCIPAL

domingo, 7 de diciembre de 2014

"¡Papito!"

Medita

…habéis recibido un espíritu de adopción como hijos, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!
Romanos 8:15, LBLA

El Señor me dijo una vez que el caminar en las bendiciones de Dios es cuestión de espíritu (actitud), es caminar en el espíritu de adopción (de hijo). Amado, así es como opera el espíritu de adopción (de hijo)-al dirigirnos a Dios y clamar: "¡Abba, Papito!" Como niños pequeños.

Hoy, quiero animarte a invocar a Dios con el más grande sentido de intimidad. Llámalo Papá, Papito, o Abba y habla con Él de corazón.

Cuando las cosas se ponen difíciles, vé a un lugar tranquilo y habla con Él. Dile, "Papito, quiero contarte a cerca de este problema que estoy enfrentando en el trabajo." Si tienes una enfermedad en tu cuerpo y necesitas sanidad, ven a tu Padre y dile: "Papito, Papito, necesito escuchar tus palabras de vida y promesas de sanidad para esta enfermedad”. ¡Permíteme decirte con toda certeza que Él hablará contigo!

Cuando te sientas tan abrumado y no sepas qué orar, simplemente dile a tu Papito Dios: "¡Papito Dios! ¡Papito Dios! "Eso evita rituales legalistas y te lleva directamente a los brazos de tu Padre celestial. Mientras más clamamos: "Papito Dios", más comenzaremos a percibir el amor y los fuertes y reconfortantes brazos de nuestro Padre. No tenemos que esforzarnos para obtener más fe. La fe comienza levantase en nuestros corazones, junto con la tranquila seguridad de que Papito Dios neutralizará cualquier ataque del enemigo o hará que todo funcione para nuestro bien.

Amado, no tengas temor de ejercer el espíritu (la actitud) de adopción (de hijo). ¡Invoca a tu papito Dios como lo hace un niño, y experimenta Su abrazo, Su protección, Su liberación y Su provisión!

Extraído de Joseph Prince: "Meditate For Success" 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario