PAGINA PRINCIPAL

lunes, 2 de abril de 2012

Dios no se acuerda de tus pecados nunca más


Hebreos: 10:17
    17... "Y nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones."

No sé ustedes, pero yo diría que Hebreos 10:17 es una buena noticia. Dios ve todos nuestros pecados: pasados, presentes y futuros,  y dice: "¡De tus pecados nunca más  me acordaré!" La expresión "nunca más" es una doble negación fuerte en el texto griego original. En otras palabras, Dios está diciendo: "No me acordaré de tus pecados de  ninguna manera  "

¿Dios ha bajado sus estándares? No, Él sigue siendo perfectamente santo. Él se acordó de todos nuestros pecados  hace 2.000 años en la cruz. Cualquier otro pecado que hemos cometido, o que cometeremos, se ha castigado al máximo en el cuerpo de Jesucristo en la cruz. Por eso hoy, Dios no recuerda nuestros pecados nunca más, por lo tanto, no debemos  tener conciencia de pecado.                   
                       
Cada vez que pecamos, Dios quiere recordemos  la cruz y digamos
: " Señor Jesús, usted   fue condenado por este pecado que he cometido. Usted cargo con este  juicio, así que Dios no me va a juzgar por este pecado. Usted fue condenado por este  pecado, por lo tanto Dios no me va a condenar por ello. "

Si usted no mira la cruz, Usted tendrá conciencia de pecado  y usted tendrá que caminar por ahí con una cierta expectativa de juicio. Y  la expectativa de juicio le dará al diablo la oportunidad de ponerte a pensar que Dios tiene algo contra ti a causa de tu pecado.

Usted tiene que venir al lugar donde sabe y cree  que todos tus pecados están  perdonados, que no hay pecado que  le descalifique de las bendiciones  de Dios, que no hay pecado que te va a mandar al infierno, porque usted está  perdonado y salvado  eternamente.

Hebreos 10:12, 14 dice: "Pero éste [Jesús], habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados para siempre, se sentó a la diestra de Dios... con una sola ofrenda hizo perfectos para siempre..."

Tú y yo somos perfectos para siempre a causa del trabajo perfecto de Jesús en la cruz. Estamos perfeccionados por la aceptación plena de Dios y el deleite perfecto en la obra de su Hijo que de esta manera ha glorificado Su santidad. Amado, escuche a Dios decirle: "Seré misericordioso. De sus pecados y maldades no me acordaré nunca más. "


Joseph Prince “Daily Grace Inspirations”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario