PAGINA PRINCIPAL

Mi nombre es Charles Guerra me considero apasionado por trasmitir en evangelio de la gracia, deseo que a través de este medio pueda llegar a muchas personas que no conozco y pueda ser de bendición para todos ustedes; también tengo un canal en You Tube "Canal de Gracia Inmerecida", donde traduje algunos de los mensajes de Joseph Prince, pronto estaré subiendo más contenido en ambos medios, para mayor información me pueden contactar a través del formulario de contacto.

Bendiciones.

miércoles, 30 de octubre de 2013

El Espíritu de adopción

Medita

Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: « ¡*Abba! ¡Padre!»
Romanos 8:15, NVI

El Espíritu de adopción que hemos recibido de Dios es el Espíritu por el cual clamamos: " Abba, Padre. " ¿Alguna vez le has dicho a Dios, Papito? Es verdad que Él es El Shaddai, Él es Elohim; pero, ¡en el nuevo pacto Él es tu Papito! El Espíritu Santo puso aquí la palabra aramea " Abba ", que en español significa " Papá”, " Papito ", y no tuvo que traducirlo porque Él quiere que sepamos que Dios no es un ser impersonal o distante; sino, ¡Un Papito íntimo y cercano! Ese es el espíritu de adopción.

Amigo, cuando ores aprende a decir: "Amado Papito Dios..." Olvídate de las formalidades y de las tradiciones de los hombres;  tan sólo llámalo " Papito" y sé consiente de Su cercanía. ¡Puedes llevarle a Dios todos tus temores, preocupaciones y ansiedades, sabiendo que el todopoderoso Rey del universo es tu papito!

Jesús exclamó en la cruz: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Mateo 27:46). Por primera vez, Él se dirigió a Su Padre como "Dios. " Jesús experimentó distanciamiento, de hecho, fue separado del Padre, debido a que Jesús llevaba sobre Sí todos nuestros pecados. ¿Para qué sucedió esto? Para que tú y yo podamos experimentar cercanía e intimidad con el Padre, y podamos clamar desde nuestros corazones "¡Papito!”.

Un niño clama en los brazos de Su padre "¡Papito!”. Así que cuando clamamos: "¡Papito Dios!” ¡Tomamos nuestro lugar como hijos amados, y vemos a nuestro Papito fuerte y amoroso correr hacia nosotros para abrazarnos, protegernos y librarnos!

Extraído de Joseph Prince: "Meditate For Success" 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario