PAGINA PRINCIPAL

lunes, 16 de septiembre de 2013

Permite que el Señor te promueva

Medita

Cuando a Ester, hija de Abihail, tío de Mardoqueo, que la había tomado como hija, le tocó venir al rey, ella no pidió cosa alguna sino lo que le aconsejó Hegai, eunuco del rey, encargado de las mujeres. Y Ester hallaba favor ante los ojos de cuantos la veían.
Esther 2:15, La Biblia de las Américas (© 1997 Lockman)

Cuando el Rey Asuero estaba buscando una nueva reina, las mujeres más bellas de la tierra fueron llevadas al palacio. A todas las mujeres se les dio la oportunidad de adornarse con todo lo que deseaban de la casa de las mujeres antes que fueran llevados a la audiencia con el Rey.

Pero cuando llegó el turno de Ester,  "ella no pidió cosa alguna sino lo que le aconsejó Hegai, encargado de las mujeres." Y mira los resultados: "Ester halló favor de todos los que la veían "; y el rey "amó a Ester más que a todas las otras mujeres, y halló ella gracia y benevolencia delante de él más que todas las demás vírgenes; y puso la corona real en su cabeza y la hizo reina" (Ester 2:17).

Mientras las otras mujeres probablemente trataron de superarse unas a otras, dependiendo de sus propios esfuerzos, Esther sabiamente siguió los consejos de la única persona que conocía mejor las preferencias del Rey, y los resultados hablan por sí mismos. Quiero que te des cuenta la manera en que Esther dependió del  favor inmerecido del Señor. No se esforzó por ganar. Ella fue humilde (enseñable) y descansó en el Señor, y ​​el Señor la promovió y la exaltó y por encima de todas las otras mujeres hermosas.

Mi amigo, cuando eres humilde y dejas de esforzarte para conseguir tu promoción, y depende únicamente de Jesús, el Señor mismo te promoverá y te dará el crecimiento (El Señor es tu provisión, tu promoción,  tu crecimiento). ¡Al igual que Esther, que se destacó entre la multitud y halló gracia y favor delante de Dios y los hombre!

Extraído de Joseph Prince: "Meditate For Success"


No hay comentarios.:

Publicar un comentario